Información y Citas: 91 897 72 10
Dirección: C/ Dali 23 Valdemorillo - 28210 Madrid -       

EL TACTO RECTAL Y LA PROSTATA ..

EL TACTO RECTAL Y LA PROSTATA ..
EL TACTO RECTAL Y LA PROSTATA ..
La primera visita el urólogo debería ocurrir a partir de los 30 años de edad..

El urólogo te interrogará acerca de los antecedentes de tu sistema urinario. Te preguntará si has tenido infecciones, las características de tu micción, si has presentado dolor o dificultad al orinar, entre otras cosas. Y, por supuesto, te preguntará el motivo de la consulta.

Una vez culminado el interrogatorio procederá a realizar el exámen físico. Explorará visual y manualmente el pene y los testículos para evaluar el color de la piel, abultamientos, lesiones o anomalías como varicocele, verrugas, papilomas entre otras. También evaluará el prepucio y las ingles. Tocará y sopesará los testículos, levantará el pene. Es normal sentir algo de vergüenza pero eso no tiene que impedir que el urólogo haga su trabajo.

*El temido tacto rectal:

El tacto rectal es el mejor método tanto visual como táctil para determinar no solamente el estado de la próstata sino que también evaluará que no tengas hemorroides, fístulas o fisuras en el ano las cuales pueden ser causadas por el simple hecho de rascarte o hasta por trastornos diversos.

Se hace con un guante bien lubricado para palpar el estado del recto y si hay algún tumor palpable en toda la zona donde tenga alcance incluyendo la parte baja del colon. Por supuesto que procederá a palpar tu próstata para evaluar su temperatura, tamaño y textura. Suele ser mucho menos molesto de lo que te imaginas y te puede salvar la vida.

La visita al urólogo te ayudará a detectar un posible crecimiento de la próstata, lo cual es un signo normal por efecto de la testosterona y de la edad. No obstante, el crecimiento puede ser benigno o desencadenar un cáncer. La próstata puede comenzar a crecer a partir de los 40 años de edad, pero debes acudir al urólogo si observas molestias al orinar, no puedes aguantar la micción o te levantas cada dos horas por la noche con ganas de orinar, si luego de terminar de orinar te sale un chorrito traicionero o si la orina sale muy lento y en poca cantidad.


Si tienes antecedentes familiares de problemas de próstata o de cualquier tipo de cáncer, debes ir al urólogo al cumplir los 40, incluso si no has tenido nunca ninguna molestia.